El mapa del «mar de España»

Mapa de autor desconocido. (AGI//MP-BUENOS_AIRES).

Seguramente no es el mejor mapa realizado sobre el Nuevo Mundo. Tampoco el más bello ni adornado, pero sí que resulta muy curioso y atractivo por los detalles que en él se recogen y la nomenclatura que su desconocido autor incluyó sobre algunos accidentes o espacios geográficos. Por todo ello, merece la pena detenerse en él, ampliarlo por partes para que lo aprecien mejor y contarles algunos de esos jugosos pormenores de este dibujo en el que se muestran la mayoría de los dominios españoles en América.

Debo decirles que me topé con él por casualidad, como suelen ocurrir estas cosas. Bueno, por azar en parte, ya que me hallaba consultando en el AGI/PARES mapas de esa misma época, pero de otras latitudes, concretamente del Caribe. Las sucesivas búsquedas, a la par que mi curiosidad, hicieron que abriera la imagen cuya descripción era: “Mapa y derroteros del Océano Atlántico y costas aledañas”.

Tal y como indica el AGI, por la letra y otros detalles, parece hecho en el siglo XVI y lleva una rúbrica no identificada. Además, el autor incluía al dorso esta humilde disculpa por su “mala mano” al realizarlo, ya que él no era un profesional del arte de pintar o reproducir mapas con exactitud o acierto, pero su boceto sí que podría ser útil para que en España se rehiciera de mejor manera:

«Perdone vuestra señoría la mala mano que házelo como nunca me enseñaron el oficio de pintor, pero allá se podría por esa traza hazer pintar bien a quien lo supiese hazer«

En el capítulo de detalles a tener en cuenta, uno sobresale por encima de todos los demás: el océano Atlántico es denominado “mar de España” en varias ocasiones, y no le falta razón al autor. Como apunta acertadamente Tomás Mazón, autor del recomendable «Elcano, viaje a la historia», dicha expresión era empleada por los marinos cuando echaban la sonda para medir la profundidad de las aguas que surcaban y no daban con el fondo.

Pero la interpretación que más me cuadra en este caso es otra, por la fecha más avanzada de realización del citado mapa y el conocimiento que ya se tenía de aquellas aguas. Las flotas de galeones surcan sus aguas desde España a América y viceversa transportando personas y bienes y, pese a los ataques de piratas y corsarios -sobre todo en el Caribe- el inmenso océano era, sin duda, ese “mar de España” que él refiere. Al igual que todos recordamos aquello del “lago español” para identificar al océano Pacífico, el dibujante ocasional refleja el pleno dominio del otro océano por España.

Para aproximarnos a una datación más concreta, lo mejor es prestar atención a los lugares (ciudades, cabos, ríos…) que figuran mencionados en el mapa. Sobre todo, en los de la parte más meridional, pues la expansión y asentamiento castellano en aquella zona fue posterior al de las Antillas, Centroamérica y norte de Sudamérica. La Florida y el resto de Norteamérica apenas están esbozadas.

Mirando, pues, hacia el sur del continente y fijándonos en las ciudades o pueblos marcados y las fechas de sus fundaciones por los españoles, nos encontramos con el estrecho de Magallanes (1520), Santiago (1541), Santiago del Estero (1553), Tucumán (1565), Buenos Aires (1580, la segunda fundación por Juan de Garay, ya que la anterior de 1536 por Mendoza tuvo una vida efímera) y Salta (1582).

Detalle Sudamérica.

Las fechas anteriores, en especial las dos últimas referidas a Buenos Aires y Salta, hacen pensar en que el mapa fue hecho, seguramente, en los últimos años del siglo XVI o primeros del siglo XVII.

Otra cuestión muy interesante son los cinco derroteros marcados y que surcan ese “mar de España”: «de Nombre de Dios a España», «de España a Nombre de Dios», «de España al Campo y al Paraguay», «derrota al Río de la Plata» y, «derrota al Estrecho de Magallanes». Incluso marca una sexta que no menciona, al sur de la isla de Tierra del Fuego, bordeando el cabo de Hoces o de Hornos.

El “Campo” citado aparece dibujado en casi todas las tierras de Brasil y hasta Uruguay, donde figura “guaranís”, indios habitantes de aquellas latitudes. La línea equinoccial aparece claramente señalada y no demasiado lejana a su ubicación real. Por su parte, la costa pacífica aparece apenas definida pues su objetivo es marcar las rutas, ríos, islas y cabos de las costas del océano Atlántico. Llama también la atención que siga denominando mar del Sur al que ya la expedición de Magallanes y Elcano nombró como océano Pacífico.

Lo más conocido es lo que realmente aparece peor dibujado, me refiero a la propia España y a Europa. No interesaban tanto unos perfiles perfectos o muy realistas de aquellas tierras y el dibujante aficionado -que ya tenía sus propias limitaciones para ilustrar con mayor acierto- no se esmeró demasiado en ello. Otro interesante detalle es que, en en nuestro país, sólo señala dos ciudades: Sevilla y La Coruña. La primera no extrañará a nadie, ya que fue el gran puerto de entrada y salida hacia las Indias; la segunda, fue sede la Casa de la Especiería de 1522 a 1529 y tuvo una relación especial con el Nuevo Mundo.

Perdón, en España hay tres lugares señalados, no dos. El nombre de Gibraltar puede leerse, dando paso al estrecho y al mar Mediterráneo.

Detalle «mar de España».

En fin, un mapa que no me dejó indiferente pese a sus lógicas inexactitudes y donde el océano Atlántico es el “mar de España”, pues España, con sus navíos y marinos valientes fue la que navegó, exploró y cartografió medio mundo en aquel siglo XVI.

Les dejo su referencia en AGI/PARES para que lo amplíen a su antojo y disfruten de mil y un detalles más. AGI//MP-BUENOS_AIRES,5

Feliz 2021

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s