«Oro», como hacer de la historia una ficción…

oro

El otro día fui a ver “Oro”, película dirigida por Agustín Díaz Yanes y basada en un relato inédito de Arturo Pérez Reverte. Me gustó verla –lo que no quiere decir que me resultara totalmente satisfactoria- y tiene escenas muy dignas, recreadas con cuidado y esfuerzo para resultar efectistas en la gran pantalla. Bebe claramente de algunos episodios y hechos acaecidos en la conquista de América, pero es una película de ficción, la traslación al cine del texto escrito de Reverte, un relato o novela histórica.

La conquista de América, olvidada y sobre todo vilipendiada en estos tiempos de zozobra histórica, sectarismo y apología de lo políticamente correcto, fue un hecho impresionante que tuvo como protagonistas a rufianes, frailes corruptos y sanguijuelas varias pero también a hombres de honor, religiosos defensores de los indios y gentes de diferente condición que trataban de buscarse la vida en el Nuevo Mundo en unos tiempos difíciles y duros para casi todos.

“Oro” es una película de ficción que mezcla o toma prestados episodios diferentes de aquellos tiempos. Inevitable no recordar nada más comenzar y durante toda la película la sangrienta expedición de Pedro de Ursúa y el “loco” Lope de Aguirre en la búsqueda de El Dorado, a Francisco Pizarro en la isla del Gallo cuando se plantean si seguir o retroceder, a Gonzalo Guerrero en el personaje interpretado por Juan Diego, a Núñez de Balboa en el final de la película, etc.

El relato de Pérez Reverte –que imagino será publicado en unos meses bajo el mismo título de la película o similar, ya saben “la novela sobre la conquista de América que inspiró “Oro”– habrá que leerlo cuando se publique para ver en cuánto y en cómo se parece a la película visionada, en una interesante inversión de papeles no habitual. Seguramente será mejor.

Como he dicho al principio, me gustó ver la película y aprecio el esfuerzo invertido por recrear aquella época, circunstancias y personajes de la conquista de América. Por supuesto, los que más abundan son los personajes oscuros, los rufianes, la sangre por doquier y el único religioso que aparece es un corrupto libidinoso, como no podía ser de otra manera. Se tiende a jugar a favor de obra  y a reflejar lo que más se resalta hoy en día de aquellos hechos, que todos o casi todos eran hombres viles… cuando no era así, simplemente eran hombres y mujeres de su tiempo, de toda condición, también con honor, y con una mentalidad, códigos y leyes muy diferentes a los actuales.

Mi principal crítica no es a la película en sí –recomiendo que vayan a verla- sino al cine español en general. Teniendo a personajes impresionantes como Cabeza de Vaca, Cortés, Ojeda, Balboa, Orellana, Pizarro –cualquiera de los hermanos-, Valdivia, El Cano, Coronado y un largo etcétera, nadie se atreve a tratar de reflejar en la gran pantalla lo que vivieron estos tipos de carne y hueso. No habría que inventarse nada, todo está escrito, y sus peripecias, hazañas, luces y sombras no dejarían indiferente a nadie.

Si los citados, y otros muchos que no menciono por no cansarles, fueran ingleses, franceses o no digo ya estadounidenses las películas sobre ellos serían abundantes, con un despliegue de medios tremendo y obteniendo seguramente un gran éxito de público y crítica… pero todos tuvieron la mala fortuna de ser españoles. Ajo y agua.

Por ponerles sólo un ejemplo, no conozco mayor gesta y aventura que la protagonizada por Alvar Núñez Cabeza de Vaca, un tipo que en 1528 desembarca en la Florida, fracasa la expedición entre mil penalidades y sobrevive como puede entre los indios, siendo esclavizado primero, luego convirtiéndose en médico o curandero, más tarde en mercader entre los indios de la costa y el interior para acabar escapando y recorriendo gran parte de Norteamérica a pie en un ejercicio de supervivencia brutal. Así pasó más de ocho años, contándolo luego en “Naufragios”…

¿Para cuándo una película sobre Cabeza de Vaca? A ver si alguien afronta el reto, aunque lo dudo, no vaya a ser que se nos caiga el mito de que los castellanos de aquél tiempo eran únicamente hombres sanguinarios y violadores sedientos de oro…

Ver… https://wp.me/p485gT-2L

2 comentarios en “«Oro», como hacer de la historia una ficción…

  1. Ya hace muchos años, supe de Cabeza de Vaca, no por una película o documental español sino por… ¡unos dibujos animados franceses! («Érase una vez… los exploradores»). No daba crédito a lo que estaba viendo, así que me informé y compré el libro «Naufragios». Quedé tan fascinado como desconcertado. Fascinado por una proeza como aquella y desconcertado ante la ausencia de películas, documentales o estudios sobre esos hechos. Y pensé lo mismo que en este blog se dice: de haber sido inglés o norteamericano, tendríamos tantos libros y películas de Cabeza de Vaca como de la guerra de Vietnam.

    Mala suerte para Alonso del Castillo, Andrés Dorantes, Alvar Nuñez Cabeza de Vaca y Estebanico, negro alárabe: fueron españoles.

    • Gracias por tu comentario. Así es, coincido contigo al cien por cien👏🏻. A Cabeza de Vaca le dedico un capítulo de mi libro “Conquistadores olvidados. Personajes y hechos de la epopeya de las Indias”. Permíteme recomendártelo😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s