Carlos III en el Museo Arqueológico

 

carlosiiii

Carlos III niño (1727), Biblioteca Nacional. Foto del autor.

Deberían ir a ver la exposición “Carlos III. Proyección exterior y científica de un reinado ilustrado” que acoge hasta el próximo día 26 de marzo el remozado Museo Arqueológico de Madrid. Quedan pocos días y les aseguro que merece mucho la pena.

Miguel Luque Talaván -profesor mío en el máster de Historia y Antropología de América de la Universidad Complutense que cursé el año pasado- es el comisario de esta magnífica muestra que ofrece un acercamiento al reinado de uno de nuestros monarcas más célebres y el que mejor crítica ha recibido con el paso de los años.

La exposición está dividida en cuatro bloques: “España e Italia. Relaciones e intereses internacionales (1716-1759); “El trono de España y los reinos ultramarinos”; “La proyección internacional de la monarquía. España en el sistema internacional”; y, “Un mundo por conocer. Cultura y Exploraciones científicas”.

En todos ellos, destaca la riqueza visual plasmada en algunos de los mejores cuadros que se conservan de Carlos III y sobre hechos significativos de sus reinados -primero en Nápoles (1735-1759) y después en España (1759-1788)-. Majestuosos e impresionantes son los cuadros de la visita de Carlos III como rey de Nápoles al Papa Benedicto XIV en 1746 o el que muestra la partida de la flota real desde la ciudad italiana para viajar a España y asumir la corona que había dejado vacante su hermanastro Fernando VI en 1759.

papar

Carlos III visita al Papa Benedicto XIV (1746). Palacio Real de Capodimonte (Nápoles). Foto del autor.

También guían al visitante las litografías, monedas, medallas, piezas de cerámica, mapas, objetos y lienzos sobre acontecimientos y personajes importantes en su reinado como Bernardo de Gálvez, el Conde de Aranda, el Marqués de Floridablanca, George Washington, etc.

Acompañan a todos los elementos visuales textos precisos y explicativos de cada uno de ellos, destacando la pormenorizada descripción de algunas alegorías del reinado de Carlos III, así como de los elementos que componen cada retrato, tema en el que se nota la mano experta del comisario de la exposición.

Como en casi toda exposición, se puede echar en falta algo más de espacio y de desarrollo de algunos contenidos que son solamente esbozados a lo largo de la muestra, pero su valor más importante es que condensa y refleja acertadamente el título de la misma “Carlos III: Proyección exterior y científica de un reinado ilustrado”.

Uno sale de ella con la impresión de que Carlos III fue un monarca global, con amplia experiencia de gobierno tras ser duque de Parma y, sobre todo, rey de Nápoles y Sicilia durante más de veinte años. La proyección exterior de España fue muy importante en su época, extendiendo su influencia en Italia y todo el mediterráneo y, por supuesto, en América.

carlitorr

Carlos III, de Salvador Maella. Banco de España.(Fotografía del autor).

Bajo el reinado de Carlos III, la monarquía hispana se resistía a perder influencia y poder, reforzando así su poderío naval, tratando de tener un mayor control de sus vastos territorios americanos –económico, militar, administrativo- participando en la Guerra de los Siete años (1756-1763) en virtud de los Pactos de Familia con los franceses, recuperando Menorca aunque no Gibraltar, apoyando la independencia de los Estados Unidos para atacar los intereses británicos en el continente americanos, expulsando a los jesuitas, etc.

No todo le salió bien, ni mucho menos, aunque parece claro que no fue un monarca pasivo, un mero “rey cazador” como otros, y que intentó siempre defender y fortalecer la posición de España en aquél mundo cambiante del siglo XVIII, rodeándose para ello de hábiles y preparados consejeros. Por otra parte, contribuyó a forjar la identidad nacional con la adopción de una nueva bandera de España, la que hoy con ligeras variaciones nos representa.

También, por supuesto, fue un monarca ilustrado. Mecenas de las artes y de la arqueología –disciplina de la que muchos le consideran uno de sus fundadores- célebres fueron las excavaciones de Herculano y Pompeya en Italia o la de la ciudad maya de Palenque en la Nueva España. Llevadas cabo bajo el impulso de su reinado, influyeron en otras investigaciones como la del obispo de Trujillo Baltasar Jaime Martínez Compañón sobre las culturas moche y chimú del norte de Perú.

Las expediciones científicas se sucedieron también en este periodo, destacando entre ellas la de José Celestino Mutis que se extendió durante cerca de 30 años y que comenzó en 1783 para estudiar y recoger muestras de la flora americana tras la creación en 1781 del Real Jardín Botánico en Madrid. Hubo otras muchas a lo largo de todo el continente americano, llevando a los españoles hasta Tahití y la isla de Pascua, y hasta Alaska en el norte.

expediciones1

Mapa que muestra las múltiples expediciones españolas durante el reinado de Carlos III. (Foto del autor).

También, en 1771 se creó el Real Gabinete de Historia Natural, precedente de los actuales Museo de Ciencias Naturales, Museo Arqueológico y del Museo de América, al dividirse posteriormente las colecciones.

En fin, tras un recorrido de lo más ameno por los cuatro bloques antes citados, la exposición concluye con “Carlos III y la posteridad” en la que, brevemente, se destaca la positiva imagen que dejó el reinado de este monarca en España y en toda Europa. Para ello, recurre al “Elogio de Carlos III” proclamado por Gaspar Melchor de Jovellanos en 1788: “Ciencias útiles, principios económicos, espíritu general de ilustración… ved aquí lo que España deberá al reinado de Carlos III”.

Con sus luces, muchas más que sus sombras, Carlos III dejó como legado su impronta de rey ilustrado, mecenas de las artes, arquitecto urbano, arqueólogo, científico, y artífice de una modernización sin precedentes en la administración y gobierno de España y sus territorios. No siempre acertó, como ocurrió especialmente en América con sus reformas centralizadoras borbónicas, pero fue mucho lo que aportó este monarca en sus 30 años de reinado…

Anímense y vayan a ver la exposición. Quedan pocos días, abre el sábado hasta las 20 horas y el domingo hasta las 15 horas… Y no se apuren, encima es gratis y sólo el cuidado folleto que se lleva uno ya merece la pena…

folletor

 

2 comentarios en “Carlos III en el Museo Arqueológico

  1. Querido Dani. Siempre es un placer leer todo aquello que escribes, es muy ilustrativo. Gracias por tu recomendación de ir al Museo Aqueológico. Seguro que voy.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s