Hispanofobia y leyenda negra…

“España es y por siempre ha sido el sumidero, el charco y el montón más grande, enfangado y asqueroso de la gente más abominable, infecta y abyecta que jamás viniera sobre la tierra… La perversa raza de esos medio visigodos, estos semimoros, semijudíos y semisarracenos ¿Reinarán esos marranos; sí, esos impíos ateos sobre nosotros, que somos reyes y príncipes? Esos españoles con su insaciable avaricia, su crueldad superior a la de un tigre, su suciedad monstruosa y abominable lujuria, su lascivia y animal violación de sus matronas, esposas e hijas, su sin par y sodomítico estrupo de muchachas jóvenes que estos semibárbaros han cometido…”

Pasquín inglés, 1590.

Es una batalla perdida pero no por ello voy a dejar de librarla, precisamente ahora cuando ando releyéndome el Quijote y enfrentándome a molinos que son gigantes, malandrines, encantadores y villanos de todo pelaje y condición. Me refiero a la leyenda negra, entrada que encontramos en el Diccionario de la Real Academia Española como “relato desfavorable y generalmente infundado sobre alguien o algo”.

Una definición más amplia y muy válida de leyenda negra es la que aportó el español Julián Juderías a primeros del siglo XX en un trabajo hoy todavía imprescindible y que aquí reproduzco literalmente:

“Por leyenda negra entendemos el ambiente creado por los fantásticos relatos que acerca de nuestra Patria han visto la luz pública en casi todos los países; las descripciones grotescas que se han hecho siempre del carácter de los españoles como individuos y como colectividad; la negación, o, por los menos, la ignorancia sistemática de cuanto nos es favorable y honroso en las diversas manifestaciones de la cultura y del arte; las acusaciones que en todo tiempo se han lanzado contra España, fundándose para ello en hechos exagerados, mal interpretados o falsos en su totalidad, y, finalmente, la afirmación contenida en libros al parecer respetables y verídicos y muchas veces reproducida, comentada y ampliada en la prensa extranjera, de que nuestra Patria constituye, desde el punto de vista de la tolerancia, de la cultura y del progreso político, una excepción lamentable dentro del grupo de las naciones europeas. En una palabra, entendemos por leyenda negra la leyenda de la España inquisitorial, ignorante, fanática, incapaz de figurar entre los pueblos cultos lo mismo ahora que antes, dispuesta siempre a las represiones violentas; enemiga del progreso y de las innovaciones; o, en otros términos, la leyenda, que habiendo empezado a difundirse en el siglo XVI, a raíz de la Reforma, no ha dejado de utilizarse en contra nuestra desde entonces, y más especialmente en momentos críticos de nuestra vida nacional”.

Pese a esta definición tan clara y meridiana, la leyenda negra –obvia el decir antiespañola pues está unida implícitamente por mor de siglos de propaganda muy efectiva- goza de una extraordinaria salud y, aunque haya excepciones, es asumida como historia verdadera y reiterada en sus más burdos tópicos tanto por intelectuales españoles y extranjeros como por analfabetos a uno y otro lado del océano. Los unos porque es políticamente correcto y oponerse a ella o cuestionarla no sería bien visto, y los otros por lo mismo y porque no tienen ni ganas ni necesidad de leer e investigar aunque sea una pizca, no sea que la realidad haga que se les caiga el mito…

A unos y a otros, y a todos ustedes, les sugiero la lectura del libro de María Elvira Roca Barea: “Imperiofobia y Leyenda Negra: Roma, Rusia, Estados Unidos y el Imperio español”. En él, su autora, investigadora del CSIC y profesora en la Universidad de Harvard, hace un repaso sobre conceptos y hechos en los que se basa la hispanofobia y, por ende, la leyenda negra.

La autora argumenta sobre el hecho de que todos los Imperios han despertado siempre oposición y críticas negativas por parte de las naciones dominadas por éstos o que han caído en su ámbito de influencia, ya sea por la fuerza de las armas o de la economía. Así, hubo Imperiofobia entre los griegos dominados por los romanos; repasa brevemente la que surgió contra Rusia en el siglo XIX y también, la que goza hoy en día excelente salud a escala planetaria contra los Estados Unidos por su poderío económico y militar.

Centrándose en el caso español, María Elvira Roca sitúa en la Italia del Renacimiento de finales del siglo XV y principios del siglo XVI los primeros rasgos de hispanofobia, aspectos que serían luego recogidos y utilizados por alemanes, holandeses, ingleses y franceses. Estos eran, básicamente, la impureza de sangre, pues estábamos mezclados con los moros y, especialmente, con los judíos. Se nos denomina “marranos” por ello y, en tiempos del Papa Alejandro VI, se afirmaba que todas las putas de Roma eran valencianas, tal era el origen del ínclito vicario de Cristo en la tierra. Los italianos de entonces se consideraban herederos del Imperio romano y nos veían como personas innobles, de oscuro origen y reputación. El antisemitismo y la xenofobia están muy presentes…

Pero sin duda, la leyenda negra nació con fuerza en los pequeños estados alemanes y en los Países Bajos con las guerras de religión y contra el dominio español de aquellas tierras en tiempos del emperador Carlos V y de su hijo Felipe II. La propaganda protestante fue incisiva, amplia y muy efectiva, retratando a los españoles como bárbaros sanguinarios, pecadores impíos y explotadores en grado sumo. La Reforma protestante nació contra el Papa de Roma –calificado de anticristo- y por añadidura contra el Imperio español, el brazo armado de la religión católica, pues el emperador Carlos quiso mantener la unidad de la iglesia en toda Europa, cosa que no logró…

Lo mismo ocurrió en el caso inglés, pues su apoyo a los rebeldes de Flandes fue continuo y decisivo en las guerras contra los españoles, además de enconarse tras el fracaso de la Gran Armada en 1588 –lo de Armada Invencible es otro invento más de la propaganda anglosajona para alardear y darle más énfasis a su victoria-.

Inquisición hubo en Francia, Inglaterra y otros países, no siendo un invento español. Sin embargo, hoy en día tanto esta palabra como la expresión “leyenda negra” están unidas indisolublemente a España. María Tudor, reina católica de Inglaterra es “bloody Mary” por su persecución contra los protestantes, sin embargo no ocurre lo mismo con el reinado de Isabel I, bajo cuyo mandato fueron miles los católicos ejecutados, muchos más que en el periodo anterior. También es digno de recordarse que en España apenas se quemó a brujas, pese a nuestro empeño por así asumirlo, al contrario de lo que sucedió en Francia o Inglaterra donde miles de infelices mujeres ardieron en las hogueras. ¿A quién realmente le importa? Así ha pasado a la historia merced a la continua y efectiva propaganda de nuestros enemigos y hemos hecho de Zugarramundi –casi una excepción que confirma la regla- prototipo de nuestra más salvaje y cruel caza de brujas que nunca existió…

¿Y América? ¿Qué papel juega en todo ello? ¿Qué parte de la leyenda negra le corresponde? Uno fundamental, no hay más que sacar el tema de la Conquista en una conversación para que muchos desinformados o manipulados por siglos de propaganda contra España lo hayan asumido como verdad absoluta. Palabras como genocidio, exterminio, masacres, sanguinarios, explotadores, violadores… salen a relucir con una facilidad pasmosa en un ejercicio irresponsable y superficial de autocrítica destructiva, sin parangón con el que otras naciones tienen sobre su historia. La teoría del “buen salvaje”, sigue plenamente asentada en mucha gente que cree que los indios americanos vivían en perfecta paz y armonía, en plenitud cuasi celestial con la naturaleza y que compartían sus bienes pacíficamente y en comunidad… Los movimientos indigenistas y las ideologías políticas manipulan la historia a su antojo, creando el mito y reforzando la leyenda negra antiespañola en pleno siglo XXI. Por cierto, la Inquisición se exportó a América, aunque fue irrelevante pues no persiguió nunca a los indios…

La Conquista de América tuvo, como todas las conquistas que en el mundo han sido, episodios sangrientos y crueles, por supuesto. Pero los españoles, tras unos primeros años de abusos flagrantes, trataron de integrar y proteger a los indios americanos; legislaron, se mezclaron con ellos y dieron lugar al mayor mestizaje que se ha producido nunca en la Humanidad. Los ingleses jamás convivieron con ellos ni se plantearon si los indios tenían alma, les importaba un carajo, sólo les interesaba el intercambio comercial si era útil para ellos y, fueron desplazándoles y masacrándoles a medida que se iban expandiendo hacia el oeste, sin ningún tipo de pudor ni remordimientos. Eran salvajes y cómo tales les trataban, lo mismos métodos que luego heredaron los nacientes Estados Unidos y de los que han hecho gala en mil épicos westerns que nos hemos tragado todos desde la infancia.

debry

Uno de los grabados de De Bry que tantas ediciones holandesas e inglesas ilustró de la obra de Fray Bartolomé de las Casas

A la leyenda negra contribuyó involuntariamente Fray Bartolomé de las Casas con su obra la “Brevísima Relación de la Destrucción de las Indias”, ya que si bien fue publicada en 1552, pasó sin más pena ni gloria en nuestro país hasta que fue rescatada veinte años después por los rebeldes flamencos, quienes vieron en ella una manera más de atacar a los innobles españoles que les dominaban. Tuvo veinte ediciones en pocos años al holandés y luego al inglés, alemán, francés… pues era un gran arma de propaganda para atacar al enemigo español, sobre todo merced a los grabados de De Bry, imágenes espeluznantes de la barbarie de los españoles sobre los indios, aviso de lo que les esperaba si no se alzaban y luchaban contra ellos.

Debe apuntarse que Fray Bartolomé de las Casas fue un provocador en su defensa noble de los indios y de los abusos que cometían contra ellos los españoles. Como tal, exageró cifras y hechos hasta el absurdo con el fin de lograr su objetivo de proteger a los indios, lo que consiguió al influir en la Corte y conseguir la promulgación de las Leyes Nuevas en 1542 que buscaron frenar la explotación de los indios a manos de los encomenderos. María Elvira Roca apunta que si tomamos sus cifras como ciertas, desde el 12 de ocrubre de 1492 y hasta 1810 cada español habría tenido que matar a 14 indios al día y cada día durante más de 300 años, cosa que se nos antoja harto complicada. La mayoría de los indios murieron por enfermedades y epidemias transmitidas por los españoles, pues América era un continente endógeno, sin contacto con el exterior…hecho que hoy en día está más que demostrado.

debry1

Otro célebre grabado de De Bry…

La obra de las Casas fue reeditada en numerosas ocasiones a lo largo de la historia, sobre todo cuando algún conflicto contra España lo requería para recordar a la población la maldad y depravación del enemigo español. El estereotipo ya estaba hecho, sólo tocaba repetirlo e incidir en él cuando la ocasión lo hiciera necesario. Así sucedió durante las guerras de la independencia de los países iberoamericanos, en el marco de la guerra de Cuba por parte de Estados Unidos, quien utilizó la prensa amarilla para atacar con los tópicos de siempre a los españoles, etc.

España, durante los siglos XVI, XVII y XVIII fue un vasto Imperio, que no tenía parangón con el resto de naciones europeas. Inglaterra, Francia, Alemania y Holanda luchaban contra ese imperio, con las armas cuando podían y con la propaganda para aleccionar a sus pueblos contra el vil, impuro y bárbaro español. La eficacia de siglos de propaganda, la inacción o torpe contra propaganda hispana y la decadencia del Imperio español hicieron que muchos de los nuestros se creyeran esa leyenda negra y que la dieran por cierta y válida, sobre todo tras la pérdida de Cuba, y hasta nuestros días…

Una última reflexión para el topicazo de quienes comparan el éxito y desarrollo de los Estados Unidos –ex colonias de la Inglaterra protestante- con el menor desarrollo, corrupción y regímenes digamos dudosamente democráticos en ocasiones de la América hispana y católica: cuando en 1830 han surgido las nuevas naciones en la América hispana, estas tenían ciudades más grandes, más hospitales, más escuelas, más universidades, mejores comunicaciones… que los jóvenes Estados Unidos.

La leyenda negra viene muy bien para tapar los propios fracasos o carencias. El enemigo y opresor exterior, aunque sea de hace 200 años, sigue siendo culpado de todos los males que ocurren hoy en día en sus países, como podemos ver frecuentemente al escuchar a ciertos mandatarios iberoamericanos… Es como si nosotros culpáramos a los franceses y a Napoleón de haber dejado España arrasada hace también 200 años… Absurdo, ¿no les parece? Pues así sigue siendo, en buena parte gracias a nosotroreverters mismos al haber asumido como cierta la leyenda negra

No seré yo quien niegue los abusos y crueldades cometidas por los españoles en América, que las hubo sin duda, pero durante tres siglos hubo mucho más, también muchas cosas buenas… Me quedo, al fin y al cabo, con esta frase del gran Pérez Reverte al respecto, “… No todo fueron venéreas”.

 

 

 

 

 

 

2 comentarios en “Hispanofobia y leyenda negra…

  1. Si de las Casas no lo menciona, quizás lo olvidó o se omite, me refiero al saqueo frenético y voraz, de que lo hubo, sí lo hubo.
    Otro «descuidó» doloroso y cruel fue el afán del cura Diego Landa por incinerar los Códices y emascular esculturas; unos pocos sobrevivieron y nos maravillamos.
    Disfruté el artículo, la confianza y soltura con que trata cosas para algunos sacrosantas, es envidiable. De principio a fin me llevó por un sendero ameno, sincero y evocador.
    Saludos desde Nicaragua. 🇳🇮

    • Gracias por su comentario… Todo tiene sus claroscuros en la Historia, eso está claro. Landa era hijo de su tiempo y del ala más conservadora del clero de entonces. Fue reprendido por el obispo por su actuación.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s