El castillo de los Sforza

castelor

Fachada principal del Castello Sforzesco. (Foto del autor).

Recientemente visité Milán y disfruté mucho al recorrer el Castello Sforzesco o castillo de los Sforza, imponente fortaleza y palacio que alberga hoy varios museos con obras de Miguel Ángel y Leonardo da Vinci entre otros y que encierra entre sus muros la historia compleja de esta rica zona del norte de la península italiana que  también formó parte durante casi dos siglos del imperio español.

Aunque el castillo originario fue construido por la familia Visconti en el siglo XIV, el lugar es nombrado y recordado por los célebres Sforza, condottieri, es decir capitanes de mercenarios al servicio primero de los Visconti para defender sus posesiones, y luego al suyo propio y al del mejor postor. Francesco Sforza, casado con una Visconti se hizo con el ducado de Milán en 1450 y amplió de manera relevante las estancias palaciegas contando para ello con importantes arquitectos y artistas de su tiempo, tal y cómo hicieron más tarde sus sucesores y en especial el célebre Ludovico il Moro a finales del siglo XV, quien llevó a esta pequeña pero suntuosa corte a su máximo esplendor con obras de Leonardo da Vinci y Bramante, entre otros.

Ambicionado y reclamado por los franceses en numerosas ocasiones, el ducado de Milán pasó en pocos años de manos de los Sforza a poder de los franceses, luego de nuevo a los Sforza, otra vez a los franceses y, tras múltiples vicisitudes y contiendas quedó bajo el dominio de los españoles. La batalla de Pavía de 1525 en la que nuestros tercios derrotaron a los franceses e incluso capturaron al monarca francés Francisco I, tuvo mucho que ver en ello, así como la muerte de Francesco II Sforza –hijo de Ludovico- sin herederos pocos años después…

Así, en 1535, el ducado de Milán pasó a pertenecer al emperador Carlos tras una disputa con los franceses y, más en concreto a su hijo Felipe, quien desde 1540 tuvo entre sus múltiples títulos el de Duque de Milán al igual que luego lo ostentaron Felipe III, Felipe IV, Carlos II y, finalmente, Felipe V de 1700 a 1706, fecha en la que los austriacos se hicieron con el Milanesado en el marco de la guerra de Sucesión a la corona española.

piedad

Pietá Rondanini. Al fondo se aprecia escudo español… (Foto del autor).

En mi recorrido por algunas de sus estancias pude ver la última escultura inacabada del gran Miguel Ángel, la pietá Rondanini, así como otras múltiples obras de importantes artistas del Renacimiento italiano. La huella hispana en este lugar está muy presente en algunas de sus salas como en la que se expone la escultura antes mencionada y en la que se aprecian restos de los frescos con el escudo español.

También en la sala de tapices, donde se conserva un gran mural en el que se representa a un triunfante emperador Carlos –del que no hice foto dada su enormidad y el escaso espacio que tenía para hacerla-, el visitante se encuentra con un busto de bronce del rey Felipe II y con otro de Octavio Farnesio -duque de Parma, yerno del emperador Carlos al casarse con su hija Margarita de Austria- padre del célebre Alejandro Farnesio, capitán general de los tercios de Flandes.

felipe

Bustos de Felipe II y de Octavio Farnesio. (Fotos del autor)

Bajo el dominio español durante más de 150 años del Milanesado, el castello Sforzesco se amplió de manera notable, adoptando un aspecto más similar al que presenta ahora. Para ello, Don Ferrante Gonzaga llevó a cabo una restauración y fortificación del bastión con forma de estrella de doce puntas en una muestra de la arquitectura militar de la época. Se acondicionaron espacios para la guarnición, almacenes, un hospital, una farmacia, una taberna, dos hornos, una nevera, dos iglesias, etc.

El castello Sforzesco siguió cambiando de manos como el propio Ducado de Milán hasta antes de ayer, a mediados del siglo XIX con la unificación de la república italiana… Por allí pasaron también las tropas de Napoleón a finales del siglo XVIII y comienzos del XIX, dominando este estratégico enclave varios años…

En fin, si van por Milán dediquen una mañana a recorrer los múltiples espacios de este lugar tan cargado de arte e historia… No se arrepentirán.

castelo1

Detalle entrada torre principal al Castello Sforzesco. (Foto del autor).

En breve vuelvo a mis historias de América

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s