475 de la fundación de Santiago de Chile

Hoy, 12 de febrero de 2016, se cumplen 475 años desde aquél lejano día del verano austral en el que Pedro de Valdivia fundara Santiago del Nuevo Extremo o de la Nueva Extremadura, el actual Santiago de Chile. Soy consciente de que la zona del valle del Mapocho era una zona habitada desde mucho tiempo atrás y que se han encontrado evidencias arqueológicas recientes sobre su pasado incaica pero la ciudad, tal y cómo se fue conformando con el tiempo, partió de aquél 12 de febrero de 1541 para convertirse en lo que es hoy en día, capital de Chile y una urbe pujante que engloba a más de un tercio de su población (7 millones de los 18 millones de habitantes que tiene el país).

Plano de la fundacion de SantiagoFue fundada entre dos brazos del río Mapocho, bajo la mirada del cerro Huélen, rebautizado como Santa Lucia por el conquistador, lugar estratégico que dominaba el valle. Como todas las ciudades fundadas en América por los españoles fue diseñada en forma de damero, modelo imperante en la época en Europa, y comprendía 126 manzanas de 138 varas de longitud separadas por calles de 12 varas de ancho. En el centro se ubicó la plaza mayor y alrededor de ella, la casa del gobernador, una capilla, la cárcel y las casas de los principales vecinos, los miembros más destacados de la expedición de Valdivia. El recinto fue protegido con una débil empalizada pues aunque los naturales de la zona parecían amistosos, esto no sería del todo así como pronto comprobarían los apenas 150 españoles que poblaban este primer Santiago…

A las pocas semanas, por aclamación de sus soldados y del cabildo recién constituido Pedro de Valdivia era nombrado Gobernador y Capitán General del Reyno de Chile al servicio del emperador Carlos, aunque sin ser nombrado directamente por la Corona, cosa que le causó no pocas dificultades que pudo solventar, con astucia y oportunidad, más adelante.

En sus primeros años, Santiago del Nuevo Extremo se enfrentó a tres momentos críticos que pusieron en serias dificultades su propia existencia y, con ella, la propia presencia de los españoles en Chile… La primera sucedió a los pocos meses de su fundación cuando, ausente Valdivia con la mitad de sus hombres, el cacique Michimalonco encabezó un asalto a aquél débil campamento militar de los españoles. Las crónicas nos hablan de un ataque furibundo en el que Santiago quedó arrasado y del que pocos españoles sobrevivieron gracias a la actuación de Inés Suárez, la célebre amante de Valdivia, quien tomó las riendas de la defensa en su momento más comprometido y cuando la ciudad parecía perdida (se cuenta que mandó decapitar o decapitó ella misma a varios caciques prisioneros y que se lanzaron sus cabezas sobre la empalizada, sembrando el terror y la huida entre las huestes atacantes). Santiago se salvó, aunque muy dañada, como narró el propio Valdivia al emperador Carlos…

“… Quemaron toda la ciudad, y comida, y la ropa, y cuanta hacienda teníamos, que nos quedamos sino con los andrajos que teníamos para la guerra y con las armas que a cuestas traíamos, y dos porquezuelas y un cochinillo y una polla y un pollo y hasta dos almuerzas de trigo…”

El siguiente episodio de grave peligro para la ciudad fue tras la muerte del propio gobernador Pedro de Valdivia en Tucapel en la Navidad de 1553. Tras su trágico fin a manos de los araucanos comandados por Lautaro, el pánico recorrió todo el territorio entre los españoles, quienes abandonaron la mayoría de enclaves, ciudades o fuertes, fundados por el conquistador extremeño en los años anteriores (Angol, Concepción,…), refugiándose en Santiago. El avance de los indígenas parecía imparable y, tras varias derrotas españolas, sólo un golpe de suerte del capitán Francisco de Villagrá hizo que derrotara al célebre Lautaro y que Santiago quedara a salvo…

El tercer momento crítico ocurrió a fines de aquél siglo XVI, concretamente en 1598 tras el “desastre de Curalaba” como lo definieron los españoles. Martín García Oñez de Loyola, gobernador y capitán general del Reyno de Chile por entonces, caía en combate tras una emboscada de los mapuches al mando de Pelantaro. A este hecho le sucedió la sublevación generalizada de los indígenas y el terror entre los españoles, ya que todas las ciudades al sur del Bío-Bío fueron destruidas, Valdivia fue incendiada, se despoblaron Angol e Imperial y Villarrica fue destruida y nunca más poblada por españoles…

estatutapedrodevaldivia

Estatua ecuestre de Pedro de Valdivia, plaza de Armas de Santiago de Chile

Como verán, Santiago del Nuevo Extremo o de la Nueva Extremadura, primera ciudad fundada por Pedro de Valdivia hace hoy 475 años se convirtió en el principal enclave de aquellos españoles, al que se aferraban y donde buscaban refugio ante las dificultades de los primeros tiempos… Poco a poco, con tenacidad y superando también innumerables contingencias de la naturaleza (terremotos, inundaciones,…) fue cobrando pujanza en los siglos posteriores aquél primer asentamiento español en Chile, poco más que un campamento militar en sus inicios, fundado por un hidalgo extremeño, un soldado del Renacimiento a quien le movía en su espíritu el “dejar fama y memoria de mi” sobre todas las cosas…

Estos hechos, muy resumidos aquí, y muchos más aparecen en mi novela histórica “Los cráneos de los conquistadores”, publicada por el editorial Tandaia.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s